El aborto, ¿libertad o genocidio?

Por Jorge Slayer - 24 de Abril, 2007, 13:16, Categoría: Aborto ---

    No hace mucho, alguien me dijo que al blog le faltaba tocar el tema del aborto, y la verdad es que ese comentario me hizo reflexionar. No era posible que incluyera quejas sobre los crímenes del comunismo, por ejemplo, y dejara de lado un genocidio más socializado y consentido como es el del aborto.

    En realidad el aborto no es genocida, si tenemos en cuenta el concepto de genocidio, puesto que no se trata de un mismo sujeto activo (una madre, difícilmente podrá ser genocida aunque mate a todos sus hijos siendo estos mayores de edad). Y dado que en España ya no existe la figura del infanticidio, y que el aborto es tenido en cuenta como un delito independiente, estamos ante una figura jurídica con naturaleza propia.


      


    Más bien, la palabra "aborto" es un eufemismo, que intenta hacer olvidar lo que define: una forma especial de asesinato, en el que la víctima no puede defenderse ni alegar nada en su defensa, ni tiene alternativa. O bien su madre lo acoge hasta el momento del nacimiento, o su vida es cruelmente acabada. Y no digo cruelmente sólo con ganas de dramatizar el asunto: cualquiera puede tener acceso a la información suficiente para ver en qué consiste el aborto, basta con ir a la página de google y buscar "
video aborto". Eso sí, avisado queda todo el mundo de la crudeza de algunas imágenes que pueden verse, y de lo sangriento que es. ¿Alguien queda frío después de ver cómo se destruye una vida con tanta impunidad?

    A menudo nos preguntamos cómo puede haber tanta muerte, tantos atentados suicidas, qué ronda por esas mentes enfermas cuya mayor felicidad pasa por segar la vida de personas inocentes por puros intereses políticos, religiosos, etc.  Y olvidamos que el aborto es justamente eso, un delito permitido por el estado por meros intereses económicos: los millones ingresados por las clínicas abortistas, el mayor sueldo que perciben los médicos (¿?) que trabajan en ellas, etc.

    Y detrás del problema, están las víctimas: los niños, por supuesto, como sujetos pasivos del delito, son la parte más sensible a este problema, pero no olvidemos que las madres también son víctimas de este extendido delito. Las consecuencias de dar muerte a un hijo, no pueden ser mínimas, porque a nadie escapa que por mucha mentira que socialmente se quiera introducir, la naturaleza sigue ahí. Y abortar, para una madre o un padre, no deja de ser quitar la vida a su bebé.

    Incluso el fundamento jurídico del aborto es insostenible. Incluso se afirma (en Derecho patrio, y de forma semejante sin duda en otros ordenamientos) que "para los efectos civiles sólo se reputará nacido el feto que tuviere figura humana y viviere 24 horas desprendido del seno materno" (art 30 Código Civil). Para establecer estos (controvertidos) criterios, se basa el legislador en la "imposibilidad de determinar el momento exacto de la concepción". Algo válido en 1.888 (año del código) pero evidentemente desfasado en pleno Siglo XXI.

    Así pues, el concebido y no nacido, no es persona. ¿Qué tenemos entonces? Una aberración jurídica, que menosprecia la vida humana en su momento más tierno y que, por tanto, merecería mayor protección. Igualmente que el menor o incapaz es protegido por la ley, ¿qué menos que hacer eso mismo, con mayor dedicación, con el ser humano que está por nacer?

    Hace poco leí un par de artículos sobre el aborto (Buenas noticias;
Más buenas noticias) y pensé que no todo era negativo en el mundo en que vivimos. Pero qué pequeños son los avances, y cuán peligrosos los retrocesos en este tema. Sin duda el aborto será la vergüenza mayor de nuestra era, vista desde un futuro (espero) no muy lejano:

    Año 2050, los jóvenes estudian en la asignatura de Historia los grandes crímenes de la humanidad, y entre ellos destaca el aborto como sacrificio humano a nivel estatal, realizado con fines egoistas y económicos. Los alumnos tuercen el gesto, incapaces de comprender cómo una sociedad avanzada puede hacer sacrificios de seres humanos a semejanza de los primitivos Incas o Aztecas. Avergonzados por sus semejantes, aprenden los artificiales argumentos que llevaron a la sociedad occidental a tolerar estos bárbaros asesinatos.
          (Enciclopedia
Galáctica de Historia Universal)


Compartir este artículo:

Comentarios

Enviado por El Cerrajero (Contacto, Página)
Fecha: 25 de Abril, 2007, 4:59

No tengo duda: tanto el aborto como la pena de muerte son asesinatos y, aún comprendiendo que como tales pueden ser 'prácticos' --entiéndase la burrada de lo dicho pero así es el ser humano también-- estoy totalmente en contra de ambos métodos para acabar con la vida humana.

~~~

Enviado por Patitofeo (Contacto, Página)
Fecha: 25 de Abril, 2007, 17:19

Comparto la opinión de El Cerrajero. Yo continúo viendo el aborto como un asesinato con todas sus letras. Creo que ningún ser humano debe poder erigirse en juez de la vida de otros.

~~~






perfumes valencia
Oceanografic valencia
BLW, baby led weaning

     Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       







Sindicación

Enlaces



Otros links de interés