El mundo porno y la prostitución

Por Jorge Slayer - 1 de Mayo, 2007, 1:08, Categoría: Derecho ---

    Ya sabemos todos que la violencia de género, en especial la que sufren las mujeres (porque violencia de género, aunque en menor medida, también la parecen algunos hombres), es una de las lacras de nuestro tiempo. Lo que no sabemos es dónde se encuentran las raíces del problema, ni cómo acabar con él.

    Se intentaba con la medida cautelar de alejamiento, según la cual el causante de los malos tratos no podría acercarse a su víctima. Incluso endureciendo las penas, con una reforma del proceso penal, que por primera vez distinguía la competencia del juez según el sexo de la víctima (con una curiosa y polémica reforma, que crea los juzgados de la mujer dejando indefenso a ese pequeño porcentaje de delitos en el que la víctima de violencia, física o psíquica, es un hombre). También se ha intentado con campañas en las que se anima a la mujer a denunciar cuando es víctima de los malos tratos. Pero nada de todo eso ha servido para erradicar el problema.




      

    En cambio asuntos tan urgentes como la legislación que regule la pornografía o la prostitución, son una asignatura pendiente de nuestra sociedad. ¿O acaso nadie ha pensado que ambas formas de violencia contra la mujer son la materialización de la falta de respeto que desemboca en malos tratos físicos o psíquicos? No se puede comprender una sociedad tan hipócrita, en la que se aprueban absurdas leyes de "paridad" (que son una auténtica "parida") y que, a la vez, permitan formas de violencia socialmente censuradas, puesto que nadie presumirá de acudir a una prostituta o a la factoría pornográfica (al menos nadie que tenga algo de amor propio). Pero en la clandestinidad, ambos negocios manejan cifras altísimas a nivel global.

    Parece tan irónico, que estemos en pleno siglo XXI, y que la escala de valores de la sociedad siga tan corrompida o más que en la época del Imperio Romano. La sexualidad, tratada con tanto egoismo por la cultura "moderna", hace que temas como la pornografía o la prostitución se consideren, no como una forma moderna de esclavitud (que es lo que son), sino como males menores que esta sociedad ha de tolerar. Y ahí es donde empieza el auténtico problema de la violencia de género: una sociedad que no respeta a una mujer y es capaz de pensar que es lógico que haya algunas que son esclavas sexuales, no puede funcionar correctamente.

    Tanta crítica al puritanismo católico, y al final resultará que la "libertad" (comillas porque esa falsa libertad de hoy día es puro libertinaje) es más irrespetuosa que el respeto a la sexualidad ejercido desde los principios y valores que inspiran nuestra sociedad, y que no son otros que los del cristianismo. Una sociedad que renuncia a sus más elementales valores, no puede sino entrar en crisis, como ocurre en la actualidad con estos y otros muchos temas.

    Y en esto tendrá que pensar, cuanto antes, el legislador estatal. Basta ya de violencia de género, de una u otra clase. Respeto a la mujer, ¡ya!


Compartir este artículo:

Comentarios

Enviado por hartosdezporky (Contacto, Página)
Fecha: 1 de Mayo, 2007, 10:22

Te ruego visites mi blog y le prestes especial atención a

esta entrada
.

~~~






perfumes valencia
Oceanografic valencia
BLW, baby led weaning

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    







Sindicación

Enlaces



Otros links de interés